Encarna Plá

Encarna Plá nace en Valencia, ciudad en la que cursa sus estudios de Enfermería en la Facultad de Medicina. A posteriori obtiene el título de Matrona en la Facultad de Medicina de Santiago de Compostela. Dedicándose a esta profesión durante toda su vida.

Ardiente viajera y una apasionada del mar. La cultura anglosajona es un referente en su vida personal. Valia, la hija del bardo, es su primera novela y Con pétalos de Ylang-Ylang es su consolidación como escritora.

Con pétalos
de Ylang-Ylang

Bruno, un joven abogado sale al amanecer en el barco que había pertenecido a su padre con la clara intención de suicidarse lanzándose al mar.

La vida de los personajes discurre en Surinam, el Reino Unido , Sri Lanka y España hasta llegar a un pazo gallego, lugar determinante en la vida de los protagonistas. Unos pequeños zapatos de charol rojo permanecen guardados en una isla del Índico entre las hojas de la exótica planta de Ylang-Ylang a la espera de que Sara, pueda algún día regresar a recogerlos.  


Entrevista a la autora

—¿Cómo y cuándo empezaste a escribir ?

—Ante la petición de un consejo, alguien me dijo que debía escribir lo que me sucedía, al releerlo tiempo después comprobaría que el problema tenía menor importancia,  y  que lo escrito sonaba diferente a cuanto pensaba con anterioridad. Lo cierto es que eso produjo en mi la seducción por la página en blanco.

—¿Qué géneros literarios escribes y por qué ?

—Ficción contemporánea con tildes de romántica y misterio. No lo sabría decir exactamente. Cuando comienzo a escribir no pienso en un género literario en concreto. Los viajes, la aventura, la intriga, los sentimientos, están siempre presentes en las novelas.

—Explica a los lectores que van a encontrar en tus libros.

—Historias que suceden en países poco frecuentados, relatos de la Edad Media, personajes intrépidos, mujeres valientes, el amor, el dolor, el sexo y la muerte.  

—¿Qué es lo que más te ha costado escribir durante tu proyección como escritor/a?

—Sin lugar a duda los diálogos .

—Si tuvieras que elegir un personaje de tu creación  ¿Cuál elegirías?

—No le puse nombre propio, le llamé «el abuelo de Demián». Era un judío polaco, un lutier culto y divertido a quien la vida le causó mucho dolor, pero hizo de él un gran padre, y un gran seductor.

—¿Quiénes son tus referentes literarios? ¿Crees que influyen en tu forma de escribir?

—Julio Verne, Herman Hesse, George Orwell, Gabriel García Márquez. Supongo que mi escritura es fruto de aquellos a quien he leído.

—¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído que te haya marcado y por qué?

Las aventuras de Miguel Strogoff fue el primer libro que leí, Cien años de soledad y Rebelión en la granja de George Orvell los que más me marcaron.

—¿Tienes alguna anécdota curiosa para compartir con nosotros?¿Cuál?

—Acudí a la consulta de un dentista y en sala de espera una mujer leía la novela que yo había escrito, me dirigí a ella alegando que la portada me parecía muy sugerente, la mujer me dijo que llevaba leyéndo los cuarenta y cinco minutos de espera, y se sentía fascinada por su lectura. Me levanté de mi silla para acercarme a ella y explicarle que yo era la autora, pero la enfermera fue más rápida que yo en solicitar su presencia. Nunca logré saber quién era.

—¿Qué esperas de Ediciones Passer?

—Que sigan asesorándome del mismo modo que lo han hecho, y que se realice una difusión que cumpla mis expectativas . La editora Ana Belén Villamor la gran profesional que me ha ayudado tanto y tan bien es el gran referente para saber todo cuanto puedo esperar.